Poda del níspero

Hoy queremos hablaros del aclareo de frutos en níspero, que es una practica cultural imprescindible. 

No se trata de eliminar frutos para que los que se queden se hagan mas gordos, sino que hay que seleccionar el fruto, para dejar los mejores en el sitio idóneo.

Esto requiere mano de obra experimentada y conocedora del cultivo. Se debe realizar cuando el fruto tiene entre 1 y 1,5 cm de diámetro.

¿Cuando es la época para esta práctica?

Enero y febrero

Se procede al aclareo manual de frutos, uno a uno, dejando 3-4 por racimo.

La poda del níspero es una de las tareas más importantes que se realizan anualmente, ya que de ella depende la calidad y cantidad de frutos que genere ese año el árbol.

Los agricultores con más experiencia, nos cuentan que la primera poda del níspero se debe realizar a los tres años de su plantación, cuando ya ha  crecido lo suficiente. 

Antes de que llegue a crecer lo suficiente también se realizan podas denominadas de «formación», antes de que el árbol comience a producir los frutos.

Cuando el níspero fructifica (ya produce el fruto) se realizan dos tipos de poda: la primera es el aclareo en la que se eliminan hojas y ramas muertas, y los frutos que no estén en las condiciones óptimas. Con esto se evitará que el árbol pese mucho cuando continúen saliendo los frutos y los que han empezado a salir puedan crecer lo suficiente y engordar.

La segunda es la de fructificación, en la que se trata de eliminar las ramas de inflorescencia, con esto se logra que al año siguiente, el níspero fructifique en otras ramas, para así obtener más frutos.

Por último, en algunos casos los agricultores optan por realizar una poda de «regeneración» con lo que se consigue regenerar las ramas agotadas y en mal estado para que vuelvan a producir, ya que en algunos casos los árboles pueden dejar de producir frutos por el paso de los años.

es_ESSpanish
caCatalan en_GBEnglish es_ESSpanish